Información de la revista
Vol. 32. Núm. 1.Enero - Febrero 2018
Páginas 1-108
Respuestas rápidas
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3099
Vol. 32. Núm. 1.Enero - Febrero 2018
Páginas 1-108
Original breve
DOI: 10.1016/j.gaceta.2016.09.010
Open Access
Prescripción facultativa y consentimiento informado ante el uso de restricciones físicas en centros geriátricos de las Islas Canarias
Medical prescription and informed consent for the use of physical restraints in nursing homes in the Canary Islands (Spain)
Visitas
3099
Gabriel J. Estévez-Guerraa, Emilio Fariña-Lópeza,
Autor para correspondencia
emilio.farina@ulpgc.es

Autor para correspondencia.
, Eva Penelob
a Departamento de Enfermería, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, España
b Laboratori d’Estadística Aplicada, Departament de Psicobiologia i Metodologia de les Ciències de la Salut, Universitat Autònoma de Barcelona, Bellaterra, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
3099
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Características de la población sometida a restricción física (N=274)
Tabla 2. Razón de prevalencia de la ausencia de consentimiento informado y de prescripción facultativa (modelos de regresión de Poisson)
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Identificar la frecuencia de cumplimentación del consentimiento informado y la prescripción facultativa en el expediente de personas mayores sometidas a restricción física, y analizar la asociación entre las características de estos usuarios y la ausencia de dichas garantías.

Métodos

Estudio multicéntrico, descriptivo y transversal realizado mediante observación directa y revisión de expedientes en nueve residencias públicas, con un total de 1058 camas.

Resultados

Estaban sometidos a restricción física 274 usuarios. El consentimiento no figuraba en el 82,5% de los casos y estaba incompleto en el 13,9%. La prescripción no constaba en el 68,3% y estaba incompleta en el 12,0%. Solo se encontró asociación entre la ausencia de prescripción y la mayor edad de los usuarios (razón de prevalencia: 1,03; p <0,005).

Conclusiones

La falta de estas garantías contraviene las normas jurídicas. Las características organizativas, el desconocimiento de la ley o el hecho de que los profesionales consideren la contención un procedimiento exento de riesgos, podrían explicar dicha carencia.

Palabras clave:
Anciano
Restricción física
Consentimiento informado
Prescripciones
Instituciones residenciales
Abstract
Objective

To identify the frequency of completion of informed consent and medical prescription in the clinical records of older patients subject to physical restraint, and to analyse the association between patient characteristics and the absence of such documentation.

Methods

A cross-sectional and descriptive multicentre study with direct observation and review of clinical records was conducted in nine public nursing homes, comprising 1,058 beds.

Results

274 residents were physically restrained. Informed consent was not included in 82.5% of cases and was incomplete in a further 13.9%. There was no medical prescription in 68.3% of cases and it was incomplete in a further 12.0%. The only statistical association found was between the lack of prescription and the patients’ advanced age (PR=1.03; p <0.005).

Conclusions

Failure to produce this documentation contravenes the law. Organisational characteristics, ignorance of the legal requirements or the fact that some professionals may consider physical restraint to be a risk-free procedure may explain these results.

Keywords:
Aged
Physical restraint
Informed consent
Prescriptions
Nursing homes
Texto Completo
Introducción

La restricción física se define como cualquier procedimiento que, unido o adyacente al cuerpo del paciente, limita la libertad de movimiento o impide el acceso normal a su propio cuerpo1. Se emplea con frecuencia en los centros para personas mayores, en especial para prevenir caídas, tratar de controlar alteraciones conductuales o evitar la interferencia con los tratamientos1,2. Su uso continuado puede generar complicaciones físicas y psicológicas, como atrofia muscular, úlceras, alteraciones cardiovasculares, infecciones, incontinencia, agresividad o ansiedad, además de accidentes fatales por asfixia. También puede lesionar valores fundamentales de la persona2–4.

Con el fin de proteger los derechos de los residentes durante la aplicación de la restricción, las leyes autonómicas de servicios sociales contemplan una serie de garantías, entre las que se encuentran el consentimiento informado y la prescripción facultativa3,5. A pesar del creciente interés que existe por parte de las autoridades sanitarias, las sociedades científicas y los colegios profesionales1,6,7, no existen datos en nuestro país sobre el cumplimiento de estos requisitos. El objetivo de este trabajo es: 1) identificar la frecuencia de cumplimentación del consentimiento informado y la prescripción facultativa en el expediente de las personas mayores sometidas a restricción física, y 2) analizar la asociación entre las características de estos usuarios y la ausencia de dichas garantías.

Métodos

Se realizó un estudio multicéntrico, descriptivo y transversal. Participaron los nueve centros sociosanitarios de las Islas Canarias (España) de titularidad y gestión pública que proporcionan cuidados de larga duración, con un total de 1058 camas. De los 995 residentes presentes durante la recogida de datos, se incluyeron todos los que estuviesen sometidos a alguna de las siguientes medidas de restricción: cinturones, chalecos de sujeción, muñequeras, tobilleras o sillones limitadores de la movilidad. Fueron excluidos los que llevaban menos de un mes ingresados. El uso de la restricción se determinó mediante observación directa por parte de dos investigadores que visitaron los centros (kappa=0,977; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,931-1), quienes también revisaron los expedientes de los usuarios.

La recogida de datos se realizó en 2014. Se comprobó si en los expedientes figuraban la prescripción facultativa y el consentimiento informado para la aplicación de una medida de contención. Se consideró que la prescripción había sido elaborada de forma correcta cuando al menos se mencionaban el dispositivo y los motivos por los que debía utilizarse. En el caso del consentimiento, este debía incluir además la firma del residente o de su representante legal. Asimismo, se recopilaron datos sobre la edad, el sexo, el estado funcional y el estado cognitivo. La situación funcional se determinó mediante el Índice de Barthel, categorizado en distintos grados de dependencia, desde total hasta independiente8. El estado cognitivo se basó en el Mini-Mental State Examination (MMSE) y se clasificó de deterioro grave a intacto9.

Para estudiar la asociación entre el estado cognitivo, la capacidad funcional, el sexo y la edad del usuario, y la ausencia de consentimiento informado y de prescripción facultativa para el uso de restricciones físicas, se obtuvo la razón de prevalencias (RP) mediante modelos de regresión de Poisson con varianza robusta10 (Modelos Lineales Generalizados, instrucción GENLIN del programa SPSS 17). El estado funcional se categorizó en tres niveles (total, grave/moderado y leve/independiente), y el cognitivo en dos (grave/moderado y ligero/sin deterioro).

El protocolo fue aprobado por el Comité Ético de Investigación Humana de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (CEIH-2013-10), que consideró suficiente el consentimiento verbal del residente. En los casos de trastorno cognitivo se obtuvo la autorización de la familia.

Resultados

De los 995 residentes incluidos en el estudio, 274 estaban sometidos a restricción física. Los dispositivos más frecuentes fueron los cinturones y los chalecos de sujeción (79,0%), siendo la prevención de caídas de la cama o de la silla el principal motivo por los que se aplicaron (80,6%). Como puede verse en la tabla 1, el 73,7% presentaban dependencia total en sus capacidades funcionales y el 59,1% tenían deterioro cognitivo grave. En el 82,5% de los expedientes de usuarios sometidos a contención no figuraba el consentimiento, y en el 13,9% no era correcto, principalmente por no indicar el motivo y el dispositivo a utilizar, o por faltar la firma del residente o de su representante. La prescripción no constaba en el 68,3%, y no estaba bien cumplimentada en el 12,0% por no mencionar el motivo o el dispositivo a emplear (tabla 1).

Tabla 1.

Características de la población sometida a restricción física (N=274)

Edad en años, media (DE)  81,69 (10,14) 
Sexo
Hombres  92 (33,5%) 
Dependencia funcional
Total  202 (73,7%) 
Grave  47 (17,1%) 
Moderada  18 (6,6%) 
Leve  7 (2,6%) 
Deterioro cognitivo
Grave  123 (59,1%) 
Moderado  51 (24,5%) 
Ligero  22 (10,6%) 
Sin deterioro  5 (2,4%) 
No valorable  7 (3,4%) 
Consentimiento informado
Correcto  10 (3,6%) 
Incompleto  38 (13,9%) 
Falta motivo y dispositivo  22 (8,0%) 
Falta motivo y firma  8 (2,9%) 
Falta motivo  5 (1,8%) 
Falta motivo y fecha  3 (1,1%) 
No consta en el expediente  226 (82,5%) 
Prescripción facultativa
Correcta  54 (19,7%) 
Incompleta  33 (12,0%) 
Falta motivo  10 (3,6%) 
Falta dispositivo  23 (8,4%) 
No consta en el expediente  187 (68,3%) 

Los resultados de los modelos de regresión de Poisson se muestran en la tabla 2. La ausencia de consentimiento informado no se asoció con ninguna de las variables consideradas, mientras que el único predictor estadísticamente significativo de la ausencia de prescripción facultativa fue la mayor edad de los usuarios (RP=1,03; p <0,005).

Tabla 2.

Razón de prevalencia de la ausencia de consentimiento informado y de prescripción facultativa (modelos de regresión de Poisson)

Criterio  Predictores  RP  (IC95%) 
Sin consentimiento informado  Dependencia funcional totala  1,19  (0,68-2,09)  0,549 
  Dependencia funcional grave o moderadaa  1,16  (0,65-2,06)  0,625 
  Deterioro cognitivo grave/moderadob  0,91  (0,76-1,09)  0,325 
  Edad  1,00  (0,99-1,00)  0,666 
  Sexo masculino  1,02  (0,87-1,21)  0,788 
Sin prescripción facultativa  Dependencia funcional totala  0,99  (0,55-1,79)  0,978 
  Dependencia funcional grave o moderadaa  0,91  (0,49-1,69)  0,764 
  Deterioro cognitivo grave/moderadob  0,79  (0,60-1,04)  0,092 
  Edad  1,03  (1,01-1,04)  <0,005 
  Sexo masculino  0,90  (0,71-1,15)  0,412 

IC95%: intervalo de confianza del 95%; RP: razón de prevalencia.

a

Categoría de referencia: dependencia funcional leve o independencia.

b

Categoría de referencia: deterioro cognitivo ligero o sin deterioro cognitivo.

Discusión

La mayoría de los expedientes de los residentes sometidos a una restricción física carecían de consentimiento informado, y únicamente el 3,6% se había elaborado de forma correcta.

A excepción del Decreto Foral 221/2011 de la Comunidad Foral de Navarra5, el resto de las normas autonómicas de servicios sociales que hacen referencia a esta garantía suelen ser poco específicas3. Sin embargo, la Ley 41/2002 establece claramente que toda actuación en el ámbito de la salud necesita el consentimiento del usuario o de su representante11, y que este será por escrito cuando se utilicen procedimientos que supongan riesgos para la salud, como es el caso de la contención física1,12. A pesar de no haber sido elaborada para centros residenciales, dicha ley es aplicable en ellos porque afecta a los derechos de los usuarios en el contexto de una relación con profesionales sanitarios que realizan actos clínicos12. Si los interesados se negasen a darlo, el Defensor del Pueblo recomienda que se comunique dicha circunstancia a la autoridad judicial13.

Con respecto a la prescripción facultativa, en la mayor parte de los expedientes no constaba y solo en el 19,7% de los casos estaba bien cumplimentada. Debe recordarse que existe un amplio consenso sobre la necesidad de disponer de dicho documento antes de la aplicación de una sujeción, salvo en situaciones de peligro inminente4,12,14. Aunque todas las normativas otorgan al facultativo esa responsabilidad, algunos autores plantean que la decisión debería ser valorada por el equipo asistencial1,4.

Con respecto a estudios previos sobre el tema, en los últimos 10 años solo nos consta publicado un artículo con datos muy someros en población mexicana15, cuyos valores son similares a los hallados en el presente trabajo.

En cuanto a la asociación entre las características de los usuarios y la ausencia de las garantías legales estudiadas, solo fue estadísticamente significativa la relación entre la edad y la ausencia de prescripción facultativa. Este dato sugiere que la falta de consentimiento y prescripción podría deberse más a factores organizativos, a la escasez de protocolos, al desconocimiento de la ley por parte de los profesionales o al hecho de que consideren la contención un procedimiento exento de riesgos y, por tanto, no sujeto a ese tipo de garantías3,12, que a las características de los usuarios afectados.

En relación con las limitaciones de este trabajo, cabría indicar la selección de las instituciones participantes, que son todas de titularidad pública y de una única comunidad autónoma.

En conclusión, a pesar de que la restricción física afecta a los derechos fundamentales, los requisitos que deberían seguirse para su aplicación no suelen ser tenidos en cuenta por los centros. A la vista de tales deficiencias, es esencial que estos se atengan no solo a las leyes vigentes, sino también a las recomendaciones incluidas en las guías y en los informes de sociedades científicas, colegios profesionales o del propio Comité de Bioética de España1,6,7,12, las cuales carecen de valor normativo, pero constituyen una importante referencia. Basándonos en estas recomendaciones, proponemos que, cuando sea imprescindible utilizar una restricción física, se cuente al menos con una prescripción facultativa que mencione el tipo de dispositivo, la situación para la que ha sido indicado, los tiempos de aplicación y la duración prevista. En el caso del consentimiento informado, también tendrían que figurar los posibles efectos negativos y las alternativas que se intentaron de forma previa, además de la firma del residente o de su representante1. De esta manera se respetaría el marco legal y se mejoraría la calidad de la atención, evitando la vulneración de los derechos de los usuarios.

¿Qué se sabe sobre el tema?

La restricción física afecta a valores fundamentales, por lo que antes de aplicarse deben contemplarse ciertas garantías legales, como la prescripción facultativa y el consentimiento informado. A pesar del creciente interés que existe por parte de las autoridades sanitarias, no existen datos en España que analicen el cumplimiento de dichos requisitos.

¿Qué añade el estudio realizado a la literatura?

La mayoría de los expedientes de los residentes sometidos a restricción física carecían de consentimiento informado o de prescripción facultativa, o no se habían cumplimentado de manera correcta. Es esencial que los centros se atengan a las leyes vigentes y conozcan las recomendaciones de los diversos organismos implicados y las integren en sus protocolos de funcionamiento. Ello mejoraría la calidad de la atención y el respeto por los derechos de los usuarios.

Editor responsable del artículo

Javier Arias-Díaz.

Contribuciones de autoría

G. Estévez y E. Fariña son los principales investigadores de este proyecto, concibieron y diseñaron el estudio y supervisaron todos los aspectos de su realización. G. Estévez fue el responsable de recoger los datos y E. Penelo de su análisis e interpretación. E. Fariña redactó el primer borrador del manuscrito. G. Estévez y E. Penelo realizaron una revisión crítica del mismo. Todos los autores aportaron ideas, revisaron los borradores del manuscrito y aprobaron la versión final.

Declaración de transparencia

El autor principal (garante responsable del manuscrito) afirma que este manuscrito es un reporte honesto, preciso y transparente del estudio que se remite a Gaceta Sanitaria, que no se han omitido aspectos importantes del estudio, y que las discrepancias del estudio según lo previsto (y, si son relevantes, registradas) se han explicado.

Financiación

El estudio forma parte de un proyecto de investigación financiado por la Fundación Canaria de Investigación Sanitaria, con número de expediente 03-2014.

Conflicto de intereses

Ninguno.

Agradecimientos

Los autores agradecen la contribución del Dr. E. Fernández Muñoz y del Sr. O. Solà, así como la de todas aquellas personas que participaron en el estudio.

Bibliografía
[1]
Comité Interdisciplinar de Sujeciones. Documento de consenso sobre sujeciones mecánicas y farmacológicas. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Madrid. 2014. 64 p. (Consultado el 8/11/2015.) Disponible en: https://www.segg.es/info_prensa.asp?pag=1&cod=349
[2]
E. Fariña-López
Problemas de seguridad relacionados con la aplicación de dispositivos de restricción física en personas mayores
Rev Esp Geriatr Gerontol., 46 (2011), pp. 36-42 http://dx.doi.org/10.1016/j.regg.2010.09.005
[3]
J.L. Beltrán
El uso de sujeciones físicas y farmacológicas en la atención residencial de ancianos: derechos fundamentales afectados y garantías
Revista Aranzadi Doctrinal., 8 (2011), pp. 91-104
[4]
E.L. Gómez-Durán,J.A. Guija,L. Ortega-Monasterio
Aspectos medicolegales de la contención física y farmacológica
Med Clin (Barc)., 142 (2014), pp. 24-29 http://dx.doi.org/10.1016/S0025-7753(14)70068-5
[5]
P. García,J.L. Beltrán
El uso de contenciones en el ámbito de los servicios sociales de Navarra
Revista Jurídica de Navarra., 53-54 (2012), pp. 71-112
[6]
Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica. Hacia una cultura sin restricciones: las restricciones físicas en ancianos institucionalizados. 2003. Documento Técnico SEEGG N.° 3. 7 p. (Consultado el 5/12/2015.) Disponible en: http://www.seegg.es/Documentos/doc_tec/doc_tec_03.pdf
[7]
Centre d’Estudis Col legials. Col legi Oficial de Metges de Barcelona. Barcelona. Contencions. 2013. 24 p. (Consultado el 02/12/2015). Disponible en: http://www.comb.cat/cat/actualitat/publicacions/bonapraxi/praxi32.pdf
[8]
J.J. Baztán,J. Pérez del Molino,T. Alarcón
Índice de Barthel: instrumento válido para la valoración funcional de pacientes con enfermedad cerebrovascular
Rev Esp Geriatr Gerontol., 28 (1993), pp. 32-40
[9]
A. Lobo,P. Saz,G. Marcos
Revalidación y normalización del Mini-Examen Cognoscitivo (primera versión en castellano del Mini-Mental Status Examination) en la población general geriátrica
Med Clin (Barc)., 112 (1999), pp. 767-774
[10]
A. Espelt,M. Marí-Dell’Olmo,E. Penelo
Applied prevalence ratio estimation with different regression models: an example from a cross-national study on substance use research
[11]
Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. BOE N° 274/2002, de 15 de noviembre de 2012.
[12]
Comité de Bioética de España. Consideraciones éticas y jurídicas sobre el uso de contenciones mecánicas y farmacológicas en los ámbitos social y sanitario. 2016. 45 p. (Consultado el 10/06/16). Disponible en: http://www.comitedebioetica.es/
[13]
Defensor del Pueblo. Recomendación 107/2005, de 11 de noviembre, sobre modificaciones legales en orden a reforzar y garantizar los derechos de las personas que padecen una enfermedad mental. (Consultado el 10/12/2015.) Disponible en: http://www.defensordelpueblo.es
[14]
S. Gallego,J. Gutiérrez,M.F. Fernández
Aspectos legales del uso de medios de contención mecánica en los diferentes ámbitos asistenciales y sanitarios. Especial referencia a los ingresos por patologías no psíquicas en instituciones sanitarias abiertas
Derecho y Salud., 23 (2013), pp. 77-95
[15]
R.F. Gutiérrez-Herrera,I. Sierra-Ayala,H.M. Riquelme-Heras
Uso de restricción física en estancias geriátricas del área metropolitana de Monterrey, México
Rev Esp Geriatr Gerontol., 51 (2016), pp. 180-184 http://dx.doi.org/10.1016/j.regg.2015.07.009
Copyright © 2016. SESPAS
Idiomas
Gaceta Sanitaria

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?