Journal Information
Vol. 31. Issue 1.
Pages 71 (January - February 2017)
Respuestas rápidas
Share
Share
Download PDF
More article options
Visits
2593
Vol. 31. Issue 1.
Pages 71 (January - February 2017)
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.gaceta.2016.09.007
Open Access
¿Existen los instrumentos validos? Un debate necesario
Are there valid instruments? A necessary debate
Visits
2593
José Luis Ventura-León
Universidad Privada del Norte, Lima, Perú
This item has received
2593
Visits

Under a Creative Commons license
Article information
Full Text
Bibliography
Download PDF
Statistics
Full Text
Sr. Director:

He leído con gran interés dos artículos recientemente publicados en Gaceta Sanitaria que tienen como objetivo la validación de instrumentos autoinformados1,2. No obstante, es oportuno realizar un breve debate respecto a este tipo de documentos para futuras publicaciones.

En los artículos en mención aparecen expresiones como «la encuesta diseñada es válida»1 o «la validez del QCT»2, dando a entender que la validez es una propiedad del instrumento. Tal vez, porque se entiende la validez como aquello que mide lo que se pretende medir; una definición planteada por Garret en los años 1930. No obstante, el postulado de la validez como una propiedad del instrumento ha perdido vigencia por ser considerado como incompleto3.

El hecho de que un instrumento sea válido per se entró en controversia allá por la década de 19504, estableciéndose un consenso de normas técnicas para las buenas prácticas del término. Pese a ello, recién en la quinta versión de los años 19905 la validez es vista como una fuente de evidencia, que está asociada a la teoría y apoya las interpretaciones para la utilización del instrumento.

Por ende, lo que en realidad se valida es la utilización y la interpretación de las puntuaciones, no el instrumento en sí mismo; argumento ampliamente difundido por Cronbach y Meehl, quienes indicaron que la validez es una serie de afirmaciones y no un simple coeficiente6. En este sentido, Michael Kane, experto en educación e investigación, enuncia seis niveles de inferencias para la validación: generalizaciones, predicciones, extrapolaciones, inferencias basadas en la teoría, explicaciones y decisiones obtenidas de las puntuaciones del test7.

Recientemente8 se ha reafirmado la validez como un proceso, postulándose cinco fuentes de evidencia: basada en el contenido, en la estructura interna, en relación a otras variables, en las consecuencias del instrumento y en los procesos de respuesta.

En el primer artículo en revisión1 se realizó una validación por contenido; no obstante, nótese que en las fuentes de evidencia recientemente publicadas8 se indica validez basada en el contenido y no validez de contenido, evidenciando la diferencia de que el instrumento no es en sí mismo válido, sino la interpretación o inferencia que de ella se desprende. Por otro lado, en el segundo artículo en revisión2 existe un proceso de traducción y retrotraducción que, de acuerdo con la nueva terminología respecto a la validez, puede ser entendido como una evidencia de contenido; sin embargo, no se precisa aquello. Asimismo, es notorio el uso de la validez de convergencia, entendida en la actualidad como validez basada en relación con otras variables.

Cabe mencionar que ambos artículos, siendo estudios del área de salud, no siguen las recomendaciones de la guía de selección de instrumentos de medición en salud COSMIN, que reconoce la «interpretabilidad» como una característica importante de la medición, pero no una propiedad de la misma9. Sin embargo, esta guía, que también es un consenso, otorga poca atención a los instrumentos autoinformados, los mismos que difieren de instrumentos tecnológicos.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, se coloca en el debate el concepto de validez, basándose en los artículos recientemente publicados en la revista. Se observa en ellos una ausencia de precisiones en el término, utilizando el concepto de validez como propiedad del instrumento y no como una inferencia que se extrae a partir de la evidencia recolectada. En ese sentido, Cronbach refirió que la validación es compleja y requiere diversas técnicas para explorar las diferentes hipótesis10. Asimismo, Morales11 reporta que el problema surge por referirse a los instrumentos como válidos, generando malentendidos sobre el término. Pese a ello, no es un tema cerrado, y existen defensores que comprenden la validez como una propiedad del instrumento y plantean tipos. Si bien el debate acerca del significado de la validez se originó en disciplinas como la educación y la psicología, es necesario iniciar el debate en el campo de la salud.

Financiación

Ninguna.

Contribuciones de autoría

J.L. Ventura León es el único autor de la carta.

Conflicto de intereses

Ninguno.

Bibliografía
[1]
M. Arrivillaga, J.C. Aristizabal, M. Pérez, et al.
Encuesta de acceso a servicios de salud para hogares colombianos.
[2]
J. Cancela, J. Lago, C. Ayan, et al.
Análisis de fiabilidad y validez de tres cuestionarios de autoinforme para valorar la actividad física realizada por adolescentes españoles.
Gac Sanit., 30 (2016), pp. 333-338
[3]
R.W. Lissitz.
The concept of validity: revisions, new directions, and applications.
Information Age Publishing, (2009), pp. 457
[4]
American Psychological Association.
Technical recommendations for psychological tests and diagnostic techniques: a preliminary proposal.
Amer Psychologist., 7 (1954), pp. 461-476
[5]
American Educational Research Association, American Psychological Association, National Council on Measurement in Education.
Standards for educational and psychological testing.
American Educational Research Association, (1999), pp. 194
[6]
L. Cronbach, P. Meehl.
Construct validity in psychological tests.
Psychol Bull., 52 (1955), pp. 281-302
[7]
M.T. Kane.
Validating the interpretations and uses of test scores.
J Educ Meas., 50 (2013), pp. 1-73
[8]
S. Sireci, J. Padilla.
Validating assessments: introduction to the special section.
Psicothema., 26 (2014), pp. 97-99
[9]
L.B. Mokkink, C.A.C. Prinsen, L.M. Bouter, et al.
The consensus-based standards for the selection of health measurement instruments (COSMIN) and how to select an outcome measurement instrument.
Braz J Phys Ther., 20 (2016), pp. 105-113
[10]
L. Cronbach.
Test validation.
Educational measurement., 2nd ed., pp. 2-17
[11]
P. Morales.
Medición de actitudes en psicología y educación.
3ª ed., Universidad Pontificia de Comillas, (2006), pp. 653
Copyright © 2016. SESPAS
Idiomas
Gaceta Sanitaria

Subscribe to our newsletter

Article options
Tools
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.